Facebook Twitter Google +1     Admin

Empresas Y Alquiler De Contenedores Refrigerados

Actualmente, existen empresas que ofrecen el servicio de venta o alquiler de contenedores refrigerados. Estos contenedores pueden ser usados para la refrigeración en sitio o en transporte. De esta manera, se ofrece una opción ideal para la seguridad, control y manejo adecuado de productos, que necesitan estar a una temperatura controlada, durante su almacenamiento y / o acarreo.

Muchas de las empresas que trabajan con contenedores refrigerados, cuentan con unidades disponibles todo el tiempo, con lo que se da una mano importante a las personas o negocios que necesiten de estos sistemas, puesto que se le evitan sobre costos y sus mercancías no tendrán que estar desprotegidas por mucho tiempo. Por otra parte, el uso de contenedores refrigerados permite un monitoreo constante de inventarios, son de fácil instalación y son sistemas muy seguros que están hechos a prueba de contaminación, intromisión, daños, deterioro, etc.

Cuando se busca tomar en alquiler contenedores refrigerados, se puede hacer un ahorro considerable de dinero, ya que no se hace necesario invertir en lugares como cuartos frigoríficos o cámaras de refrigeración. Por consiguiente, un negocio puede reducir sus gastos de operación e invertir el capital ahorrado en otras áreas. Además las empresas, especializadas en la venta o alquiler de estas unidades de refrigeración, son responsables con los tiempos pactados con el cliente.

Los contenedores refrigerados vienen en tres especificaciones: 20 pies, 40 pies y 40 pies High Cube. El ancho en cada uno de estos tipos de contenedor siempre es el mismo: 2,29 metros. Por otro lado, los modelos de 40 pies y 40 pies High Cube tienen el mismo largo: 11, 56 metros, mientras que los de 20 pies son de 5,45 metros.  En cuanto a la altura, ésta es distinta en cada modelo, de esta manera, los modelos de 20 pies son de 2,26 metros de alto, los de 40 pies; de 2,23 metros y los de 40 pies High Cube de 2, 50 metros. Esta altura es externa, puesto que al interior del contenedor es un poco más reducida, por consiguiente, la altura útil de todos estos modelos es 10 centímetros menor que la altura externa.

En cuanto a la capacidad de estas unidades, hay que mencionar que en los modelos de 20 pies es de 27 m3, de 56, 3 m3; en los de 40 pies y de 63, 8 m3 en los modelos de 40 pies High Cube. Si se va usar contenedores refrigerados para el transporte, la carga máxima es de 27,390 Kg., en 20 pies; de 28,600 Kg., en 40 pies y de 28.420 Kg. en 40 pies HC. Para sólo almacenamiento, la carga máxima es de 41,000 Kg., en los modelos de 20 pies y de 43.000 Kg., en los modelos de 40 pies y 40 pies High Cube.

Para la ejecución de una logística de frío, capaz de suministrar los espacios de almacenamiento, que muchos productos necesitan, los cuartos fríos han venido a ser una de las mejores opciones.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Almacenamiento, Transporte Y Contenedores

Cuando se habla de un contenedor para el almacenamiento en frío, se está haciendo referencia a una caja de dimensiones considerables, la cual sirve para guardar elementos en un ambiente de bajas temperaturas. Un contenedor de esta naturaleza es ideal para el almacenamiento y transporte de mercancías perecederas como alimentos, medicinas, flores y muchas otras más.

No obstante, cuando se habla de contenedores también se puede estar haciendo mención a otros sistemas de almacenamiento en frío de menor tamaño, como los que se encuentran en hogares o en otros lugares como tiendas, almacenes o mataderos. En todo caso, cuando se usa el término “contenedor de refrigeración” casi siempre se hace alusión a aquellas grandes cajas metálicas que son usadas para el transporte de mercancías. Estas cajas, a pesar de sus grandes tamaños, son portátiles y por ello es muy común verlas en carreteras, siendo remolcadas por camiones. A estos sistemas de transporte y almacenamiento en frío también se les conoce con el nombre de reefers.

Los contenedores refrigerados suministran una excelente alternativa, en comparación con los cuartos fríos o las cajas de refrigeración, ya que su conformación les permite ser llevados a cualquier lugar y por varios medios de transporte por tierra, aire y agua. Por lo general, estos contenedores pueden proveer y mantener una temperatura entre los -10 °F y los 60° F, además, su control de temperatura es simple y fácil de manipular al igual que el de los sistemas de refrigeración doméstica.

La mayoría de estas unidades ha sido aislada, con el fin de evitar que la temperatura al interior de ellas fluctué y sus paredes han sido manufacturadas para ser limpiadas con facilidad, ya que están hechas con acero inoxidable. Por otra parte, estos contenedores pueden funcionar con corriente eléctrica y sus diseños internos les permiten suministrar un flujo adecuado del frío.  

Con el uso de estas unidades de transporte y almacenamiento es posible el acarreo de productos como frutas y verduras, carnes y productos de la pesca, resinas y plásticos, licores, productos farmacéuticos, productos derivados de la leche y muchos otros más.

El tamaño de estos contenedores puede estar entre los 20 y los 40 pies y ello también les permite que sean usados para el almacenamiento estático de mercancías. De hecho, muchas empresas cuentan con estos contenedores y los alquilan a otras compañías como sistemas de almacenamiento y no para transporte. En todo caso, los contenedores son una de las mejores opciones para todo lo relacionado con el acopio y el acarreo en frío.

La logística de frío es importante, en especial en lugares en los que se manejan productos que requieren de condiciones climáticas especiales. Para dar dichas condiciones, los cuartos fríos pueden ser usados.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vitrinas Refrigeradas

20110222171104-ac10f736e21c05840239cb7fb840218d.jpg

Las vitrinas refrigeradas son equipos, para la conservación en frío, que pueden ser usadas para almacenar productos de pastelería, carnes, lácteos y hasta flores. De esta manera, es muy fácil encontrarse con este tipo de equipos de refrigeración.

Los diseños modernos, de vitrinas refrigeradas, cuentan con controles inteligentes de temperatura. Esto quiere decir que la temperatura, que se desea, puede ser programada, de acuerdo al producto que se desee conservar, o de acuerdo a las condiciones ambientales.  

Al interior de estas vitrinas se cuenta con bandejas de acero especial, las cuales son muy durables e higiénicas, porque no se oxidan  ni se corroen y pueden soportar casi hasta 50 kilogramos de peso. Aparte de ello, estas bandejas vienen en diseños elegantes, con los que se combina eficiencia y elegancia.

Pero estas bandejas también cuentan con otras características, que vale la pena mencionar. Por ejemplo, pueden ser ajustadas con el nivel de inclinación que se desee, para poder exhibir productos de la manera que se considere más conveniente. También es posible ajustarlas a diferentes alturas, puesto que son independientes. Además, al estar fabricadas con acero inoxidable, incrementan la velocidad de enfriamiento, ya que pueden actuar como conductoras de frío.
          
Las vitrinas refrigeradas cuentan con un techo, que también está hecho de acero inoxidable y resistente, por lo que puede usarse como área de trabajo o para colocar otros productos sobre él. Por otro lado, su cristal es doble y evita que se cuele el calor hacía el interior de la vitrina. Con este cristal, se cuenta con un aislante térmico que permite que la temperatura, al interior de la vitrina, siempre esté fresca y estable. Con esto se logra un máximo rendimiento del sistema, pero consumiendo muy poca energía. Por otra parte, con este cristal se evita la condensación, con lo que siempre estarán libres de humedad y el contenido de la vitrina siempre estará visible.

Otra ventaja, de los nuevos diseños de vitrinas refrigeradas, es que son más fáciles de limpiar que los modelos anteriores. Esto se logra gracias a sus puertas corredizas y desmontables. Por otro lado, al permitir ver su interior, desde afuera, no hace falta entrar en contacto con el frío para saber cuál es el inventario con que se cuenta.

Contar con una vitrina de estas cualidades es muy importante, en lugares como almacenes, tiendas, pastelerías, carnicerías, fruterías y muchos otros más.  Después de todo, hay que sacar provecho de todos los beneficios que éstas ofrecen.
          

Transporte De Carga Refrigerada

20110218214703-173994-mini-i32010062810464.jpg

La carga refrigerada requiere de un transporte específico, con el fin de evitar que su calidad se vea afectada de forma negativa.  Es por esta razón que cuando se transportan alimentos perecederos, éstos deben ir en vehículos adaptados, para suminístrales la temperatura y humedad que se requiere. Estas condiciones (temperatura y humedad) son diferentes en cada producto, por lo que se hace necesario conocer cuáles son las condiciones, para el transporte  en frío, de cada producto que se piense transportar.

Saber los requerimientos, para el transporte de carga refrigerada, es vital si se quiere evitar problemas económicos y hasta legales, los cuales siempre aparecerán cuando una carga de alimentos presenta maltrato o descomposición.

En nuestro país, este tema es de tal importancia que el gobierno ha establecido regulaciones, para el transporte de alimentos refrigerados. Es así que el Ministerio de Transporte expidió la resolución 2505 de 2004. Con esta resolución se establecen los requerimientos mínimos, que deben seguir las empresas para el transporte de carga refrigerada.

El Ministerio de Transporte es enfático en la preservación de la cadena de frío. Cuando se habla de la cadena de frío, se está haciendo referencia a la secuencia de acciones, que se deben llevar acabo con el fin de que los productos (alimentos u otros) cuenten con la humedad, iluminación y temperatura que ellos requieren, para poder conservar su calidad.

En la actualidad, todavía es posible ver camiones o furgonetas, que no cuentan con contenedores de refrigeración. En el caso de estos vehículos, se debe contar con mecanismos para poder monitorear la temperatura de la carga. Una manera de poder hacerlo es usar termómetros de punzón.

No obstante, lo mejor es acudir a vehículos isotermos o refrigerados. En el caso de los primeros, éstos cuentan con una unidad completamente aislada en paredes, pisos, techos y puertas, con lo que se limita la transferencia de calor, de afuera hacía adentro. Por el lado de los vehículos refrigerados, éstos también son de tipo isotermo, pero cuentan con un contenedor de refrigeración, que permite reducir la temperatura en su interior y mantenerla estable.

Los nuevos diseños, de vehículos para el transporte de carga refrigerada, cuentan con sistemas de monitoreo satelital para verificar la temperatura de la carga, desde cualquier lugar, tan sólo con conectarse a Internet o haciendo una llamada telefónica. Con este nuevo sistema, los clientes pueden estar totalmente seguros de que no habrá ninguna falla en la cadena de frío.

Sobre La Conservación De Alimentos En Frío

20110217214949-alimentos01.jpg

Existen muchos mitos sobre la conservación de alimentos en frío. De esta forma, muchas personas han dado por ciertas, numerosas creencias que no tienen el más mínimo fundamente científico. El problema con estos mitos no sólo implican una falta notable de conocimiento, sino también prácticas que pueden ser letales, para la salud de una comunidad.

Para acabar con estas creencias, lo primero que hay que entender es que la refrigeración y congelación de alimentos, junto con los equipos que las realizan, son muy eficientes.  De la misma manera, se debe comprender que el frío no elimina la actividad microbiana, puesto que únicamente ralentiza su desarrollo. Esto permite concluir que los alimentos, una vez producidos, deben ser sometidos a un proceso de conservación en frío. Para ello, existen cámaras especiales, en las que carnes, frutas y verduras, pueden ser almacenadas a temperaturas controladas antes de su transporte.  En el transporte de alimentos perecederos, también se debe contar con sistemas, que posibiliten llevar productos, a temperaturas que permitan su conservación.

Otro de los mitos sobre la conservación en frío, es que basta con meter los alimentos a un sistema de refrigeración, para que éstos se conserven. La verdad es que para que los alimentos mantengan su calidad, deben ser almacenados de la forma adecuada. De este modo, cuando se almacenan alimentos en un frigorífico es importante acomodarlos, para que haya una buena circulación de aire. Es por ello que no hay que “amontonar” alimentos y se debe dejar espacio entre ellos, de la misma forma, se debe evitar que hagan contacto con paredes, techos o pisos. Asimismo, cualquier equipo de refrigeración debe ser limpiado, de manera periódica, con el fin de eliminar residuos y escarchas.

Algunas personas dudan sobre la congelación y refrigeración de alimentos, puesto que creen que con estos procesos, éstos pierden sus valores nutritivos. Lo cierto es que los alimentos, que se someten a conservación en frío, guardan sus principales cualidades nutricionales como proteínas, vitaminas, sales minerales, carbohidratos y grasas. Para evitar daños por frío, hay que controlar la temperatura, al interior de los sistemas de refrigeración. De la misma manera, se debe mantener una temperatura estable, para  evitar que la actividad microbiana se reactive.

Otra cosa que se debe saber sobre la conservación en frío, es que es un proceso que se da desde la producción, hasta instantes previos al consumo, de cualquier alimento. De esta forma, la refrigeración de alimentos no es sólo obligación de las compañías que los producen, o de los almacenes que los venden; sino también de los consumidores que los adquieren.

La Refrigeración

20110216180604-compresores-para-refrigeracion-gas-r-22-varias-marcas.jpg

Al hablar de la refrigeración, se hace mención a la ausencia de calor, ya que realmente no se aplica o se genera frío.  Los principales componentes de la refrigeración son los compresores, los condensadores, los evaporadores y las válvulas de expansión.

Los compresores, como su nombre lo indica, comprimen al refrigerante y no le permiten que se expanda.  Los compresores cuentan con un evaporador, del cual sale el refrigerante para luego pasar al compresor donde es aplastado. Este proceso se realiza gracias a la presencia de un pistón.

Para realizar su trabajo, un compresor necesita de energía. El trabajo de compresión es un procedimiento, en el que se emite vapor desde el compresor a diferentes presiones, dichas diferencias generan energía adicional, lo que hace que el vapor se recaliente.

En el caso de los condensadores, el refrigerante  deja su calor en ellos, para que luego éste sea transmitido a un medio, que tiene una temperatura mucho más baja., el cual puede ser agua o aire. Los condensadores tienen un procedimiento algo similar al de los evaporadores.  

Los evaporadores hacen uso de un refrigerante líquido, el cual absorbe el calor, cuando éste se evapora. Este cambio de estado produce un enfriamiento, para poder generar la refrigeración.

Las válvulas de expansión usan un refrigerante, que proviene del condensador y luego ingresa a un tanque recolector. En este tanque se produce una presión, superior a la del evaporador. Para reducir dicha presión, se usa un dispositivo de expansión, el cual es una válvula de estrangulación. Frente a esta válvula, el fluido está a una temperatura superior al punto de ebullición y al reducirle su presión, se genera un cambio de estado, por lo que el líquido hervirá y se evaporará.

El propósito de la refrigeración es extender la vida útil de varios tipos de productos. Por lo general, la mayoría de productos que necesitan de la refrigeración son los alimentos corruptibles, entre los que se pueden mencionar las frutas, las verduras, los lácteos, las carnes y los productos de la pesca. Asimismo, existen otros productos, de importancia, que también necesitan de refrigeración como las vacunas, otros productos farmacéuticos y las flores.

De esta forma, se puede contar con equipos de refrigeración de varias características. Entre los más destacados están las cámaras de refrigeración, los cuartos fríos, los contenedores refrigerados y los vehículos isotermos. Cada uno de estos sistemas de refrigeración debe cumplir con las regulaciones legales, para el almacenamiento y transporte en frío.

La Conservación En Frío

20110215191631-congelados-int20080401.jpg

Las cualidades preservativas,  de la conservación en frío en los alimentos,  datan de mucho tiempo atrás. Es hasta finales del siglo XIX, que se extendió su uso comercial, por su efectividad en la prevención de la descomposición de productos,  además de impedir el desarrollo de microorganismos, levaduras y mohos; sin que ello afecte la composición nutricional de los alimentos, que son sometidos a este proceso.

Por siglos se han utilizado diversos métodos para la conservación de alimentos, pese a ello no es hasta 1795 que Nicolás Appert, descubre los beneficios de la preservación en latas, por esterilización al calor y la exclusión del aire, esta técnica  con posterioridad se empleó a escala industrial. Igualmente, para la época  se hace la introducción de procedimientos como la desecación artificial encaminada a la preservación de frutas, verduras, carnes, lácteos, etc.

A la par de estas innovaciones, se desarrollaron otros métodos, como el salado, el ahumado, la conservación con vinagre, azúcar, distintas especies y variados productos químicos.

En la antigüedad, eran conocidas las ventajas y la importancia de la conservación en frío, de ciertos alimentos y bebidas, para ello se recurría al uso de frío natural (nieve, hielo, bodegas subterráneas, arroyos y manantiales fríos).

A pesar de todo este conocimiento, no es hasta la mitad del siglo XIX, que se empieza a hacer uso de ello en forma industrial. Desde siglos atrás, se sabía de la usanza de mezclas frigoríficas (ej. nieves con sales y distintos ácidos), que tenían como objeto la conservación de diversos productos.

La conservación de la frescura de los alimentos, es una de las aplicaciones originales  del uso del frío artificial. Rápidamente se extendió el conocimiento respecto a las temperaturas, por encima del 0° C y sus efectos nocivos en la duración de muchos alimentos, es por esta razón, que en 1860 el creciente interés, por la preservación del comercio de cárnicos, incidió en la práctica  de la congelación,  como medio efectivo de preservación.

La conservación en frío es el único método, que no altera el sabor natural, el olor y la apariencia de los comestibles. Si bien las frutas en conserva y enlatadas,  la carne salada, los pescados ahumados, las frutas secas, etc.; son víveres agradables al paladar, éstos no pueden reemplazar el sabor y gusto de los productos frescos, esto no sucede con aquellos comestibles que son sometidos a  congelación o conservación en frío, dado que no se presenta ninguna modificación de sus propiedades originales. Sin embargo, se recomienda tener en cuenta que una vez fuera de la cámara frigorífica, los alimentos deben ser consumidos en el menor tiempo.

Importancia De La Cadena De Frío

20110211231532-4775.jpg

Cuando se habla de la cadena de frío, se hace mención a una secuencia de fases, en las que se aplica una temperatura controlada, a alimentos u otros productos. Esta cadena es de mucha importancia porque al preservarse, se le asegura al consumidor que está recibiendo un producto de excelente calidad. Para mantener la cadena frío se debe asegurar que un producto, que así lo requiera,  esté refrigerado  durante su producción, transporte, almacenamiento y venta.  

Como se reseñó anteriormente, la cadena de frío puede ser aplicada a otros productos de importancia, aparte de los alimentos, como productos farmacéuticos. De esta forma, la cadena de frío se aplica para garantizar el efecto de las vacunas, desde su fabricación y hasta que sean aplicadas.

La importancia de la cadena de frío yace en sus usos, puesto que puede ser aplicada en  productos alimenticios, farmacéuticos o químicos. En cada uno de estos casos, una ruptura, en cualquier eslabón de la cadena, puede traer consecuencias devastadoras.  Es por ello que aparte de contar con sistemas de refrigeración, para almacenamiento, transporte y venta,  también se debe contar con la logística adecuada. Después de todo, la cadena de frío podría ser descrita como una serie de procesos logísticos. Entre estos procesos se puede mencionar el almacenamiento, la distribución, los embalajes, el transporte y hasta la exhibición de productos. Lo importante es que, en cada uno de estos procesos se controle la temperatura y la humedad.  

De acuerdo a los especialistas en el tema, una cadena de frío se compone de los siguientes eslabones: Preenfriamiento, almacenamiento en frío – previo al transporte-, transporte refrigerado, almacenamiento en frío –en puntos de venta-  y exhibición y comercialización refrigerada.  

Una tarea logística cuidadosa es de suma importancia, con el fin de evitar que en cualquiera de estos pasos, un producto deje de estar sometido a la temperatura indicada. Cuando un producto es congelado o refrigerado, su descomposición se detiene, si ese mismo producto deja de estar a temperaturas controladas, su proceso de descomposición se reactiva y es por ello, que hay que evitar rompimientos en la cadena de frío.

Algunos sostienen que mantener la cadena de frío es un proceso muy costoso, puesto que se requiere de diversos equipos de refrigeración como cuartos fríos, vehículos isotermos, contendores refrigerados, cámaras refrigeradas de exhibición, etc. Lo cierto es que con estos sistemas se reducen las pérdidas, se aumenta la calidad de producción, se logra la consecución de más clientes  y se logra una mejor promoción de productos.

Exhibidores De Productos Congelados

20110210213435-img.jpg

Las empresas dedicadas a las soluciones de conservación en frío,  han podido diseñar exhibidores de productos congelados. Estos exhibidores son ideales para tiendas, almacenes, supermercados, etc. En lugares de este tipo, estas unidades sirven para almacenar productos en frío, a la vez que los posibles clientes pueden verlos, con lo que se cuentan con dos sistemas en uno.

Este tipo de sistemas ofrece varias ventajas. Por ejemplo, no producen escarcha, tienen controles inteligentes de temperatura, que pueden ser programados y cuentan con sistemas de cerrado automático.  Además de esto, los exhibidores de productos congelados han sido fabricados con materiales de última tecnología, por ello, cuentan con pisos de acero inoxidable, el cual es resistente y de alta durabilidad. De la misma manera, cuentan con parrillas removibles (también inoxidables), para una mejor distribución de espacio y para poder almacenar mayor cantidad de productos.

Estos equipos, para el almacenamiento en frío, son ideales para la conservación de alimentos como productos de la pesca, pollo, alimentos congelados, frutas, verduras, helados, paletas y bebidas.  Por otra parte, el tamaño de estos  exhibidores es de 14 pies cúbicos, lo que permite el almacenamiento de casi 400 litros.  De esta manera, estos equipos de refrigeración son muy compactos, pero pueden albergar cantidades considerables de productos.

Gracias a su control inteligente de temperatura, estos sistemas no requieren ser desconectados, o que su temperatura sea disminuida por personas. Además, sus paredes cuentan con poliuretano, amigable con el ambiente, y de alta densidad. Con ello, se consigue aislar térmicamente a la unidad, por lo que se logra que consuma poca energía.

Pero el ahorro de energía no se detiene allí, puesto que el gabinete incluye cristales especiales, uno de ellos  es de baja emisividad, por lo que los rayos solares son reflectados, a la vez que se evita el paso de rayos UV y de calor, hacía el interior de la unidad. Otro de estos cristales es de vidrio templado, con lo que se cuenta con un material muy resistente.                            

Otra de las ventajas de estos exhibidores, de productos congelados, es que no hace falta conectarlos a drenajes, ya que cuentan con bandejas de evaporación que se deshacen de los líquidos, que se puedan producir al interior de la unidad.  De la misma manera,  cuentan con dispositivos que evitan la acumulación de suciedad, lo que permite que los productos en su interior siempre estén a la temperatura indicada y en condiciones altamente higiénicas.

Cuartos Fríos Modulares

20110209193022-r09.jpg

Cuando se habla de cuartos fríos modulares, existen dos tipos que pueden ser mencionados: los de exhibición y los cerrados. Por el lado de los modelos de exhibición, éstos permiten que el producto o los productos, bajo refrigeración puedan ser vistos. Esto es ideal en almacenes o supermercados. Para hacer esto posible, los cuartos de exhibición cuentan con una pared frontal de cristal.

Estos sistemas son ideales, puesto que ahorran espacio y energía. Con los cuartos de exhibición, un producto es almacenado en condiciones seguras, a la vez que los posibles clientes pueden verlos y acceder a ellos. Con esto se cuenta con un sistema bifuncional que es muy flexible. De esta manera, muchos negocios que contaban con varios refrigeradores, han optado por los cuartos fríos de exhibición y han ahorrado espacio y por supuesto dinero.  

Ya sean cerrados o de exhibición, los cuartos modulares fríos permiten mantener productos a temperaturas bajas y controladas. Estos sistemas de conservación en frío cuentan con un amplío espacio en su parte posterior, lo que permite almacenar una cantidad considerable de productos. Además su sistema es muy eficaz, puesto que ahorra energía.

Los cuartos fríos modulares cuentan con paredes y pisos, que han sido elaborados con poliuretano de alta densidad. Además, este poliuretano es ecológico y viene en espesores ideales, para garantizar el aislamiento térmico deseado. En estos aspectos radica su capacidad para funcionar con poca energía. Otra ventaja de estos sistemas es que al abrirlos cuentan con una cortina especial, que impide que el aire caliente se cuele al abrir la puerta.  Dicha puerta cuenta con sistemas simples de apertura y cerrado,  para evitar problemas como quedarse encerrado, al ingresar al cuarto frío.

Los cuartos modulares de refrigeración vienen en varios tamaños, de acuerdo a las necesidades que se tengan. Además, también es posible clasificarlos de acuerdo a su temperatura, en sistemas de congelación y en sistemas de refrigeración. En el caso de los primeros, éstos manejan temperaturas entre – 18° C y 0° C, mientras que en el caso de los segundos, éstos manejan temperaturas de entre 0° C y 5° C.

Por último, estos sistemas de enfriamiento son adaptables a las dimensiones de cualquier lugar y son de fácil instalación. De hecho, su ensamblado puede ser hecho por cualquier persona y no requiere del uso de herramientas especiales. De esta manera, un cuarto de tamaño promedio puede ser instalado por dos personas en menos de 120 minutos.

 

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris